Estos conceptos no son sinónimos y hay que conocer sus diferencias para saber actuar en cada situación.  

Diferenciarlos  implica no generar actuaciones inadecuadas en los procedimientos médicos y en otros casos conocer sus límites resulta necesario para salvar una vida.

 
 

Urgencias

Es una situación en la que el paciente necesita una atención médica inmediata en el corto plazo. Su vida no está en riesgo y no hay indicios de que la situación empeore.

Ejemplos de Urgencias:

  • Crisis nerviosas
  • Cólicos renales o hepáticos
  • Fiebre alta superior a 40 grados sin respuesta a los antifebriles.

 

 

 

Emergencias

Es una situación de salud crítica que conlleva un peligro evidente para la vida del paciente. Es un estado donde se requiere una actuación médica  que implica tomar decisiones de manera inmediata. En dichas situaciones generalmente la persona afectada está inconsciente y corre peligro.

Ejemplos de Emergencias:

  • Asfixia
  • Traumatismos severos
  • Hemorragias graves
  • Pérdida no recuperada del conocimiento
  • Accidentes de tránsito
  • Crisis convulsivas
  • Sospecha de infarto o paro cardíaco.